28 Dic

Un 2017 repleto de diseño, tipografía, artesanía y branding

En estas fechas hay que lidiar con el sentimiento de vértigo que da echar la mirada atrás y comprobar que los meses se han ido sucediendo a un ritmo trepidante. Pero si se analiza fríamente ¡un año da para tanto! Con sus buenos momentos y los no tan buenos, los proyectos que continúan y los que aterrizan por primera vez, las personas que permanecen y las que se suman a tu propia aventura. En base12 tenemos la suerte de contar con un cuaderno de bitácora, nuestro blog, que es testigo de excepción de todos nuestros avatares, descubrimientos y últimos trabajos. 

 

En nuestros posts hemos descubierto, por ejemplo, los rediseños más importantes de este año, hemos creado un calendario imprimible con espíritu viajero, hemos reivindicado el rol de las mujeres en el diseño, hemos aprendido a crear nuestra propia tipografía, hemos asistido al despegue artístico de nuestro compañero Javibodoni o hemos constatado que de los errores de la innovación también se aprende

Si sientes curiosidad, te invitamos a recorrer las más de 50 entradas que hemos publicado en este 2017 que está a puntito de llegar a su término. Nosotros ya estamos dispuestos a continuar con esta tradición y, entre festividad y festividad, vamos planificando el calendario de contenidos con el que esperamos sorprenderte en 2018.  

22 Dic

¡Feliz Navidad!

 

Un año más, no queremos dejar pasar la ocasión de hacer extensiva nuestra más sincera felicitación para estas fiestas. Desde base12 vivimos estos días con la ilusión que otorga finalizar y comenzar un año nuevo pudiéndonos dedicar a lo que más nos apasiona: el diseño. Pero esta pasión no sería tal si no tuviéramos la oportunidad de compartirlo contigo, que estás ( y después de 12 años) sigues ahí.

Sin tu confianza, tu apoyo, tus palabras de ánimo… nada tendría sentido. Así que recoge nuestro agradecimiento y ponte cómodo/a porque te aseguramos que a este viaje aún le quedan muchos destinos que conquistar.

¡Felices fiestas!

15 Dic

Lección de Milton Glaser sobre el miedo al fracaso

Uno de nuestros referentes es el prolífico ilustrador y diseñador Milton Glaser. Glaser es una de las figuras más icónicas del mundo del diseño, concretamente de la década de los 60 en la que desarrolló trabajos para  figuras como Bob Dylan o publicaciones como Esquire o Paris Match. Sin duda, Milton será siempre recordado por ser el creador de uno de los diseños más reproducidos alrededor del mundo, el mítico “I love New York”. Su estilo ecléctico nos encanta, pero hay algo en él que nos gusta aún más y es su forma de entender la profesión. Su manera de vivirla, de contarla, de repensarla. De ahí que hoy queramos compartir una de sus grandes lecciones sobre cómo afrontar el miedo al fracaso siendo diseñador/a. 

 

 

“Temor al fracaso. Es una frase que requiere algo de pensamiento. A la vez yo tengo la sensación de que a menos que analicemos tanto la naturaleza del miedo como del fracaso no podemos llegar a un acuerdo, acerca de las consecuencias del miedo. Cuando hablo a mis estudiantes acerca de la distinción entre profesionalismo y desarrollo personal, a menudo lo planteo de la siguiente manera: en la vida profesional debes descubrir cierta identidad para ti mismo, la cual terminará convirtiéndose en una especie de marca registrada. Una manera de trabajar que es distintiva y por la que la gente pueda reconocerte. La razón para esto es que el camino al éxito financiero y notoriedad proceden de tener algo que ningún otro tenga. Es como una especie de “marca”. Una de mis palabras más despreciadas. 

Así que lo que haces en la vida para llegar a ser un profesional es desarrollar tu “marca”. Tu forma de trabajar, tu actitud, la cual pueda ser comprensible para otras. En la mayoría de los casos resulta ser algo bastante acotado como “una persona que realmente sabe cómo dibujar cocker spaniels” o “esta persona es muy buena con tipografía dirigida en una forma más femenina” o cualquiera sea ese atributo en particular. 

Y entonces descubres que tienes algo que ofrecer que es mejor de lo que ofrecen otros. O al menos más distintivo. Y lo que haces con eso es convertirte en un especialista. Y la gente te llamará para obtener más de aquello a lo que te has hecho adepto a hacer. Y posiblemente por el resto de tu vida tendrás esa característica. Y tendrás éxito. Esa es la forma para el logro profesional. La consecuencia es la especialización y el suceso es que te hiere. Te hiere porque básicamente no ayuda a tu desarrollo. La verdad del asunto es que entender el desarrollo proviene del fracaso. 

[…]

En el caso de la vida profesional, el temor es que no puedas conseguir más trabajo. Porque el fracaso visible es un prejuicio que la gente tiene. Así que tenemos ese factor inhibidor. Otro quizás más profundo e interesante es nuestra propia autocrítica. Lo verdaderamente vergonzoso acerca del fracaso es tu propio conocimiento de que no eres un genio. De que no eres tan bueno como pensabas que eras. Y hacer un proyecto que es verdaderamente complejo y difícil pone a prueba tu fiabilidad. Y dado que todos tenemos un ego sensible dentro de nuestra fachada de confianza, aquello que más tememos es nuestro propio conocimiento de que realmente no estamos del todo seguros de saber qué estamos haciendo. 

Hay solo una solución. Debes aceptar el fracaso. Debes admitir lo que es. Debes descubrir de lo que eres capaz y de lo que no eres capaz.” 

29 Nov

3 rediseños de branding que nos sorprendieron este 2017

 

Youtube

A finales de agosto, Youtube nos sorprendió con el rediseño de su logotipo y la presentación de su propia tipografía. Desde su lanzamiento en 2005 la marca había realizado pequeñas variaciones de su identidad, pero este cambio ha sido, sin duda, la mayor apuesta por su renovación visual.

 

La diferencia más significativa la encontramos en esta imagen del antes y el después. Si bien anteriormente el acento cromático rojo se encontraba en la palabra “tube”, ahora pasa a cobrar protagonismo utilizándose como icono del play que precede a la palabra “Youtube”. Las formas más redondeadas y la mejora de la legibilidad a través de la optimización de la tipografía son matices que suman a esta mejora de identidad. 

 

Dropbox

Hace poquito conocíamos el rediseño de la aplicación en la nube más utilizada: Dropbox. En este caso, tal como explica la marca, no se trata únicamente de un cambio visual, sino también de concepto. Dropbox pretende con este giro dejar de proyectarse como una plataforma de almacenamiento, para ser concebida como un lugar que favorece la creación colectiva. 

 

 

Este cambio de rumbo se refleja en diferentes elementos gráficos, pero es el uso del color el que le da unidad a todo. Este nuevo sistema cromático yuxtapone varios pares de colores cuyas combinaciones son arriesgadas y audaces. El efecto que consigue su utilización en diversas aplicaciones es muy dinámico y logra cumplir con el objetivo de proyectar creatividad. 

 

 

Nestea

Este 2017 varias marcas han tenido que repensar sus estrategias de branding para poder responder a cuestiones que tienen que ver con la construcción colectiva de un lugar en el mundo más sostenible y saludable. Nestea es una de esas compañías que se han visto obligadas a rediseñar su imagen para no perder su cuota de mercado. 

“A new leaf, new Nestea”, es el lema de este cambio de discurso, por eso no sorprende que el elemento elegido como leitmotiv sea la hoja de té. Esta vez se presenta en color verde y de forma natural para amplificar y no enmascarar el mensaje que se quiere transmitir. 

 

 

 

El packaging cumple un papel muy importante a la hora de acompañar este rediseño. Los envases se han moldeado, las pegatinas son transparentes para dejar ver el contenido y las ilustraciones del diseño tienen un carácter manuscrito. 

Marcas tremendamente posicionadas como Youtube que quieren dar un paso más allá, compañías como Dropbox que no se conforman y quieren conquistar nuevos mercados y otras, como Nestea, que tratan de salvar el obstáculo de ser considerada una marca azucarada. No importan los motivos que se esconden detrás de cada cambio de identidad, lo fundamental es que en el ADN de una organización corra ese deseo de mejora continua.