20 Jun

Museum of Failure: porque de los errores de la innovación se aprende

Learning is the only way to turn failure into success” es el lema del recién inaugurado ‘Museum of Failure’ que ha abierto sus puertas en Suecia. Este museo muestra una colección de hallazgos que fracasaron, pero que enseñan el valor que tienen los errores en los procesos de innovación. En un momento en el que reina la retórica del éxito resulta muy interesante que se abran espacios como éste en el que se prioriza el proceso, frente a los resultados. Se cuestiona así también la propia función del museo, como institución que acostumbra albergar grandes discursos y deja atrás aquellos que no tuvieron el final esperado. 

¿Qué podemos encontrar, pues, en ‘Museum of Failure’? Desde un boli Bic rosa pensado sólo para chicas; la muñeca My Friend Kayla que fue acusada de espionaje; mascarillas faciales que prometían ser el elixir de la eterna juventud o una lista interminable de teléfonos móviles abocados al fracaso. Todos hemos tenido en nuestras manos alguno de estos diseños que no funcionaron porque, lejos de lo que creemos, casi el 90% de los procesos de innovación fracasan. 

 

 

El gran valor de estos objetos que se exponen en ‘Museum of Failure’ es que permiten al visitante formar parte de la experiencia de aprendizaje y comprender el verdadero valor del prototipado. Y es que si hay un secreto en el ámbito de la innovación es el prototipo, todos aquellos ejemplares de un invento o cosa que sirven de modelo para fabricar otros en los que los fallos detectados se van corrigiendo. 

 

Deja un comentario