05 Sep

‘Women who draw’, un directorio abierto de mujeres ilustradoras

El diseño es una profesión que adolece una baja visibilidad del trabajo realizado por mujeres. Al igual que ocurre en otras esferas de la sociedad, por fortuna cada vez existe más sensibilización hacia esta baja presencia y surgen más iniciativas orientadas a contribuir a la igualdad. En esta bitácora ya hemos referenciado dos proyectos, #CelebrateWomen y ‘Women of Graphic Design‘, los cuales investigan la igualdad de género en las instituciones de diseño y vislumbran las aportaciones de las mujeres en esta disciplina creativa. 

 

Women who draw

 

‘Women who draw’ es una propuesta que nos ha cautivado y por ello queremos hacernos eco de su propósito. Este proyecto es un directorio abierto de ilustradoras y artistas que nace del empeño de dos mujeres, Julia Rothman y Wendy MacNaughton, quienes cansadas de comprobar que la mayoría de las portadas de las revistas que leían estaban ilustradas por hombres, decidieron hacer algo al respecto. Y ahí es donde surge la idea de ‘Women who draw’, un portal creado para visibilizar el trabajo de mujeres que se dedican profesionalmente a la ilustración.

Además de cumplir con su principal objetivo, este directorio se ha convertido en un lugar ideal para descubrir nuevos talentos alrededor del mundo. Actualmente cuenta con un archivo de 3.000 artistas y un interesante sistema de filtrado que permite afinar las búsquedas por ubicación geográfica, raza o religión. 

 

Women who draw

 

Por último, nos gustaría destacar que se trata de un proyecto abierto por completo a la participación. Si tienes sugerencias de ilustradoras que deberían engrosar su archivo, así como si estás pensando en algún tipo de colaboración con la iniciativa y/o te gustaría trabajar con alguna de las artistas del directorio, puedes escribirles un correo electrónico y formar parte de ‘Women who draw’. 

 

23 Ago

The Tokyoiter celebra el dibujo, la creatividad y Tokio

En el mundo del diseño editorial hay varias publicaciones que sirven como referentes a la hora de entender la importancia que tiene cuidar no sólo el contenido, sino la forma en la que éste se ofrece a los lectores finales. Una de estas cabeceras fetiche es The New Yorker, revista estadounidense que desde 1925 publica críticas, ensayos, reportajes de investigación y ficción. Aunque su área de influencia es la Gran Manzana, la calidad de su edición y contenidos logra que su audiencia traspase fronteras y sea laureada por lectores de todo el mundo. 

The Tokyoiter, uno de nuestros últimos descubrimientos, da buena cuenta de que su prestigio llega hasta el país nipón. Haciendo un guiño a la revista en su propio nombre, The Tokyoiter se inspira en la estética tan consagrada de la publicación para plasmar la esencia de Japón. Tokio es una maravillosa ciudad repleta de inspiración e historias mínimas y eso es lo que se pretende mostrar: la pasión de quienes la habitan. 

 

The Tokyoter

The Tokyoter

The Tokyoter

 

Ilustradores japones, así como diseñadores de todo el mundo que viven la cotidianidad de la que muchos aseguran es una de las mejores ciudades del mundo, congelan en la portada diferentes instantáneas que pueden vivirse en la urbe de los contrastes. Cada portada se convierte en testimonio de qué es aquello que hace a Tokio un lugar fascinante para vivir y experimentar. 

 

The Tokyoter

 

16 Ago

Cuando el cine se encuentra con el arte

Quien aprecia el valor del cine sabe saborear cada plano, cada secuencia, cada diálogo. La sensación es muy similar a la que se siente cuando, perdido entre los pasillos de un museo, tu mirada se topa con una obra que parece estar colocada para ti. Puede que su estilo no encaje con el tuyo, que el motivo que representa no te llame especialmente la atención, pero algo en ella hace que te detengas a contemplarla. 

El imaginario de los cineastas está compuesto por innumerables referencias visuales, pero también sensoriales, esos vínculos emocionales que inconscientemente van archivando y que se ven reflejados en sus creaciones. Vugar Efendi, realizador audiovisual amante del cine, el arte y la música, ha querido demostrar esta conexión mágica reencontrando a dos de las grandes disciplinas artísticas: el cine y el arte.  Efendi demuestra en estos tres capítulos la gran cantidad de paralelismos que existen y hasta qué punto el cine bebe del arte y viceversa. 

 

¿Habías reconocido previamente alguna de estas equivalencias visuales?

¿Cuál es la que más te ha sorprendido?

08 Ago

El artista que catalogó los colores 270 años antes de Pantone

En el simbólico altar de los diseñadores ocupan un lugar especial los catálogos Pantone. Esta empresa americana creó un sistema de identificación y comparación de colores que actúa como un procedimiento de control estandarizado. Te habrá ocurrido alguna vez eso de descubrir que lo que para ti es un color y/o variante, para otra persona es otro. Para evitar esta falta de concreción, que puede causar muchos quebraderos de cabeza en el mundo del diseño, nació en 1963 este sistema de identificación cromática que se utiliza en todo el mundo. 

Sin embargo, parece que Lawrence Herbert, fundador de Pantone, no había sido la única persona preocupada en encontrar una solución a la disparidad de percepciones cromáticas. Más de 270 años antes, concretamente en 1692, un artista que se daba a conocer como A. Booger se sentó acompañado de sus acuarelas decidido a crear un catálogo de colores que pudiera servir a generaciones venideras. 

 

 

Además de clasificar un sinfín de colores, Boogert incluyó descripciones detalladas acerca de cómo debía hacerse la mezcla cromática para llegar a la referencia concreta. Una información sumamente útil porque permitía reproducir a artistas y artesanos exactamente cada una de las tonalidades. El libro original se encuentra en la Biblioteca Méjanes en Aix-en-Provence (Francia), pero puede consultarse online

 

 

No cabe duda de que A. Boogert, hace 300 años y sin pretender ser un visionario, resolvió una inquietud que aún hoy sigue ocupando mucho espacio en la mente de los diseñadores. 

 

Fotografías: This Is Colosal